“¡Parece que estoy hablando con las paredes!”, ¿qué hijo no ha escuchado nunca eso de su madre? Y es que para que haya una conversación tiene que haber dos partes activas. Pues